1 de junio de 2013

Sepulcro megalitico de Viera.

Enlaces:   Sepulcro megalítico de Menga. 
               Solsticio de verano desde el dolmen de Menga.
               Tholos de El Romeral
                     Conjunto arqueologico dólmenes de Antequera.
         

   El dolmen de Viera debió construirse, aproximadamente, durante el tránsito del siglo IV al III a.c.   Se trata de un sepulcro de corredor  constituido por una cámara sepulcral y un corredor de acceso que conecta la cámara con el exterior. Esta configuración posibilita el acceso a través de puertas, más o menos elaboradas, a la parte interna del sepulcro y permite la repetida deposición, en su interior, de cadáveres durante varias generaciones. Está orientado en dirección Este de manera que durante el amanecer equinoccio de otoño el sol atraviesa la puerta de entrada a la cámara de Viera y se proyecta en la pared del fondo.


Exif: f11, ISO200, HDR.
     Nikon D700 24mm.




   La parte inicial o entrada de dicho corredor ha perdido casi totalmente la cubierta. Se pueden ver algunos ortostatos, a los lados del pasillo, sobre los que no descansa ninguna losa de cubierta. Los ortostatos son las lajas de piedra que se distribuyen verticalmente clavadas en el terreno mientras que las losas de cubierta o cobijas son aquellas otras lajas de piedra que descansan horizontalmente sobre los ortostatos
   La losa que se interpone de forma transversal en la vía de acceso  es lo que queda de una puerta perforada de forma cuadrangular que ha perdido su parte superior y se pueden ver los restos de dos losas de cubierta que saliendo de la derecha.


Exif: f11, ISO200, HDR.
     Nikon D700 24mm.




    En Viera, su longitud (desde la entrada conservada hasta la cámara) sobrepasa los 19 metros, dividido en tres tramos separados por dos puertas perforadas (la primera  se conservada parcialmente en la entrada y la última se abre directamente a la cámara). La anchura del corredor, siempre muy regular, oscila en torno a 1.3 m. Mientras la altura apenas sobrepasa los 2 m.
    Se puede ver una versión en color/blanco y negro, pasando el puntero por encima de la imagen.    


Exif: f11, ISO200, HDR.
     Nikon D700 12 mm.





   En el ritual megalítico, los cadáveres eran depositados directamente sobre el suelo de las cámaras funerarias. Parece ser que la norma general era que no se descarnaran previamente a su deposición en el interior de los sepulcros megalíticos. Además, siempre se acompañaban con objetos que configuraban el ajuar del difunto. Normalmente, los cadáveres eran depositados en posición fetal, dispersos o amontonados “descuidadamente”. No es infrecuente que los cadáveres también puedan aparecer ocupando parcial o totalmente los corredores, Lo que nunca faltaba en el ritual era la colocación junto a los cadáveres de su ajuar funerario.



Exif: f11, ISO200, HDR.
     Nikon D700 24mm.





   La cámara Se trata de un pequeño habitáculo cuadrangular de 1,6 m. de anchura y 2 de altura, configurado por cuatro losas verticales y la losa de cubierta. La primera losa está perforada cuadrangularmente a modo de puerta y es por donde se accede a la cámara. Frente a ella, otra losa vertical constituye el cierre final o cabecera del sepulcro. Los agujeros y defectos en la losa de cabecera son resultado de viejas labores de saqueo por parte de buscadores de tesoros y no perteneció a ninguna prolongación intencionada del sepulcro realizada durante la prehistoria.



Exif: f11, ISO200, HDR.
     Nikon D700 12 mm.

Mi lista de blogs

Seguidores

Páginas vistas en total

Etiquetas

Archivo del blog

Más vistas último mes.

Entradas más vistas