20 de agosto de 2012

Color o blanco y negro.









   Vimos el blanco y negro al mismo tiempo, más puro y más fuerte. Si se piensa en ello, el blanco y negro consigue su fuerza de la abstracción, quitando pedazos de realidad hasta que te quedas con algo que es más realidad.

   Y luego está el hecho de qué equipos y herramientas teníamos para trabajar.  Las necesidades fotográficas, los tipos de cámaras y las películas que tenemos, llega a definir nuestro pensamiento visual en esa época.  En los años 60 pensábamos que el  aspecto granulado que conseguíamos al disparar con luz ambiente y con película TRI-X era más real.  Cuanto más te adentrabas en los oscuros submundos de la vida cotidiana,  en los dominios de la droga y del mundo entre bastidores de las bandas de rock o en las colinas de los Apalaches desconocidos,  más te adentrabas en el mundo de la vida real.  Y era una vida real que ocurría en lugares oscuros,  por necesidad las fotografías se convirtieron en granuladas y más contrastadas y esa mirada se convirtió en el sello distintivo de la verdad en esa época.
                  Jim Richardson.


Exif: f8, ISO 200, 1/30 seg.
     Nikon D700, 35mm.


Mi lista de blogs

Seguidores

Páginas vistas en total

Etiquetas

Archivo del blog

Más vistas último mes.

Entradas más vistas