18 de octubre de 2016

Torre de Palmones.


   La torre de Entre Ríos o de Palmones se encuentra entre los ríos Guadarranque y Palmones, cerca de la localidad de Palmones. Es la única torre de marina del término municipal de Los Barrios. Se trata de una torre de las pequeñas o atalaya, según la clasificación al uso en el siglo XVI, ya que no podía soportar artillería. Esta torre presenta excepcionalmete una planta cuadrada, fórmula anacrónica en la España de los Austria. También presenta elementos defensivos de inspiración medieval, como las ladroneras que defendían la parte central de sus muros y, por tanto, controlaban su único acceso, en la facha noreste.
    Se puede ver una versión en color/blanco y negro, desplazando el ratón por la imagen.    


   Exif: f11, ISO 800, 1/30 sec.
Nikon D3100, 24m, 35 mm equiv.



   La torre cuenta con una sola estancia, cubierta por bóveda vaída de ladrillo de cinco metros de altura. La puerta-ventana se abre a siete metros de altura, siendo la torre maciza hasta esa altura. El acceso se efectuaba por una escala de cuerda que, recogida desde el interior, garantizaba cierta protección para sus ocupantes. Dispone de un hogar de chimenea en el muro noreste, con el tiro caído como consecuencia de actos vandálicos, con salida en el terrado por una discreta abertura en el suelo. La escalera que conecta la estancia y la azotea es helicoidal,  desembocaba en un garitón que también ha sucumbido a las agresiones de visitantes.


   Exif: f11, ISO 800, 1/60 sec.
Nikon D3100, 16m, 24 mm equiv.



   Según un documento del año 1588, el Comendador de los Hornos, don Luis Bravo de Laguna, comisionado por Felipe II, mandó la construcción de una atalaya entre los ríos Guadarranque y Palmones, señalando que su función sería únicamente de vigilancia y aviso y que no habría de actuar como plataforma de combate. La construcción de esta atalaya fue financiada por la Hacienda Real, ya que ocupaban tierras de realengo, lo que agilizó su construcción en comparación con las que habría de costear los nobles en cuyos territorios se designó su construcción. Desde esta torre primero se vigiló la posible llegada de piratas berberiscos, luego la llegada de navíos ingleses.
    Su dotación habitual fue de tres guardas, conocemos a dos de sus torreros gibraltareños de 1668, Juan Ramos y Alonso Delgado. Su historia decae en el s. XIX. Durante la guerra de la Independencia (siglo XIX) fue parcialmente destruida, y reparada posteriormente.


   Exif: f11, ISO 800, 1/30 sec.
Nikon D3100, 17m, 25 mm equiv.

Mi lista de blogs

Seguidores

Páginas vistas en total

Etiquetas

Archivo del blog

Más vistas último mes.

Entradas más vistas